La ciencia

Esto es más o menos lo que me ha estado manteniendo ocupado. Tan ocupado que no me he pasado demasiado por aquí en algún tiempo.

Inmunofluorescencia de Keratina-10 en piel humana

Esto es una muestra de piel humana mediante la que se ha hecho una Inmunohistoquímica (o más concretamente en este caso una Inmunofluorescencia). Un anticuerpo que reconoce exclusivamente la Keratina-10 (una de las muchas que forman la piel) se ha incubado con el corte de piel. Posteriormente se ha incubado con un segundo anticuerpo que reconoce el primero y que lleva unida una molécula fluorescente, en este caso Alexa Fluor 466, que emite luz verde al ser estimulada con una determinada longitud de onda. Para contraste los núcleos de las células han sido teñidos con DAPI, que emite luz azul.

He aprovechado que estoy preparando una presentación para mi curro del mundo real para contaros un poco más de lo que hago (y que tanto tiempo me lleva…). Os enseñaré más fotos en breve.

ACTUALIZACIÓN (8 Noviembre 2008): He publicado la primera parte del artículo donde explico de dónde vienen estas fotografías: Mi proyecto I.

La célula

Fotograma de la animación en la que se ve el Aparato de Golgi

Muchas personas que conozco, incluso biólogos, tienen serios problemas para imaginarse lo que pasa en una célula. Puedes estudiar los procesos aislados (y entenderlos) pero integrarlos todos en una visión tridimensional es otra cosa.

Por eso este video me ha parecido fantástico, símplemente genial. Se trata de una animación en 3D hecha por el grupo “BioVisions” de la Universidad de Harvard. Sublime.

(Via Boing Boing)

Cerebros electrónicos

[He enviado una copia de este post a BarraPunto]

Hoy en el diario “EL PAIS” aparece un artículo titulado “Así funciona la mente” en el que se exponen muy por encima las teorías de Jeff Hawkins (un ingeniero de Silicon Valley) acerca de cómo funciona exactamente el cerebro.

Yo soy biólogo y no me deja de resultar irónico que sea un informático el que haya dado este gran paso: una teoría que de alguna forma echa por tierra cosas que se daban por sabidas en neurología. Según Hawkins, la corteza no genera comportamientos sino que se encarga de hacer predicciones. Supongo que queda mucho por escribir en esta historia: los hallazgos de Hawkins son en gran medida teóricos. Más que descubrir algo concreto, Hawkins ha interpretado los datos existentes de una forma distinta (y muy creativa) y es la idea en sí la que puede posibilitar grandes avances en el campo.

En una entrevista, Hawkins admitió que ingenieros y científicos entendían mejor su teoría que los neurólogos. No me extraña. En biología no se imparte “Computación predictiva aplicada“.

Habrá que reciclarse (profesionalmente hablando).

En fin. Un buen día para la ciencia, no?