Pilot Hi-Tec-C 0.25

Bueno, como ya os he hablado de mi obsesión por los bolígrafos, las moleskines y demás útiles de escritura, no tengo que introducirme. 🙂

He buscado los G-Tec-C de 0.25 por innumerables librerías y tiendas especializadas. Al final me cansé de buscar y los pedí por ebay. Ahora soy el orgulloso propietario de unos Pilot Hi-Tec-C de 0.25, en 12 colores! La diferencia de nombre es simplemente porque estos son la versión japonesa de los mismos.

Estos bolígrafos son los más finos que fabrica Pilot. Y son una maravilla. Será que cada vez hago la letra más pequeña, pero últimamente me daba la impresión de que los 0.4 eran demasiado gordos para la moleskine de bolsillo. Con este, problema resuelto. Partiendo de que el 0.4 es el mejor bolíografo del mundo emho, el 0.25 rinde al mismo nivel pero más fino. La sensación del boli es prácticamente la misma. Necesito más tiempo con él para ser objetivo, pero promete.

Unos cuantos más para el arsenal…

Síndrome del viajero eterno

200m

Una de las cosas que más me cuesta explicar a alguien que siempre ha vivido en el mismo lugar, es la sensación de no pertenecer a ningún sitio. Es una especie de ansiedad, de no estar a gusto, de que falta algo… Yo lo llamo “síndrome del viajero eterno”, porque una vez que picas ya no hay vuelta atrás, y me he cruzado con muy pocas personas que sepan a qué me refiero. Los expertos lo llaman “choque cultural reverso” (y tiene un cuadro de síntomas médicos que os ahorro).

En su forma más sencilla, sería algo tal que así: al irte de una ciudad, tu memoria de esa ciudad se fija en ese momento y permanece inalterada para siempre. En nuestro nuevo hogar, siempre echaremos de menos esa ciudad e incluso idealizamos ese recuerdo. La realización de que uno sufre el síndrome se produce al volver y es por eso que esta enfermedad es tan cruel; es entonces cuando nos damos cuenta que ese lugar idealizado en nuestra memoria ha seguido evolucionando sin nosotros y que ya no tenemos esa familiaridad que recordamos. El efecto es más fuerte cuanto más distintas sean las culturas entre sí y cuanto más tiempo haya pasado (por norma general).

Y así entras para siempre en una dinámica en la que nada es casa. Quieres vivir en una ciudad collage de recuerdos, experiencias y personas. Una mezcla de estilos, arquitecturas, gastronomías… Una ciudad mezcla de los recuerdos de todas las ciudades que has amado. Pero esa ciudad no existe. 🙁

Y el que no ha viajado más que de vacaciones no lo entiende. Y te dirá “No es para tanto”. Y para él (o ella) casa siempre será un lugar concreto. Generalmente se entiende que tienes que vivir en otro lugar al menos un año para notar los efectos.

Hace poco leí un artículo en inglés cuyo título podríamos traducir por “Volver a casa tras vivir fuera” y que lo explicaba de maravilla. Una de las cosas que decía la autora, Corey Heller, es que tiene esa sensación de querer volver todo el rato, pero cuando vuelve en realidad está deseando irse de nuevo. Esto es algo que he sentido muchas veces, pero no había acabado de entender a qué se debía.

También explica que conocer otras culturas te cambia para siempre, y que a pesar de no encontrarte “en casa” en ningún sitio, es un sacrificio que se volvería a hacer dada la oportunidad.

Coincido con ella en que lo que pierdes en familiaridad de tu ciudad, lo ganas en familiaridad internacional; te conviertes en un animal de aeropuertos, y los check-ins y los controles de seguridad se convierten en algo trivial. Te conviertes en una persona más observadora y te resulta más fácil coger los principios básicos de la cultura en la que te encuentras y adaptarte a ellos.

Concluye que al final, uno debe dejar de preguntarse si se sentirá en casa algún día (o mejor dicho, en algún sitio) e intentar averiguar qué nos hace falta para sentirnos en casa ahora, donde estemos en este preciso momento.

Y los que sois un poco nómadas sabréis que al final hay esas pocas cosas, o esas pocas personas que serán “casa” para nosotros allá donde vayamos. Y algunos tendrán la suerte de que esas personas les acompañen y casa será cualquier lugar.

Los mejores bolígrafos para la moleskine

Pilot G-Tec-C4

Siguiendo con mi particular obsesión, quería escribir sobre algo tan importante si cabe como la propia libreta: las herramientas que utilizas para escribir en ella.

El boli ideal para escribir en una moleskine, debe ser fino, con tinta de secado rápido (tipo gel, por ejemplo) y de escritura suave y fluida. ¿Realmente importa tanto el boli que uses? Sí cuando estás escribiendo en una hoja de sólo 9 x 14cm y estás apoyado sobre una pierna o una superficie irregular. No hay mucho sitio para poner la mano y generalmente intentas escribir a un tamaño más pequeño que el que utilizarías en un A4.

En principio, mi herramienta de escritura preferida es la pluma, una Parker de hace eones que pasó conmigo el instituto y gran parte de la facultad. Pero la pluma y la moleskine no se llevan bien del todo. La tinta se expande al escribir, resultando en trazos gruesos e irregulares y frecuentemente acabas haciendo algún borrón con la mano.

Para escribir en la moleskine a mi me gusta el Pilot G-Tec-C4. Tiene una punta de 0.4 que se traduce en un trazo de 0.2. No es muy difícil de encontrar en librerías normalitas. Escribe nítido, suave y seca rápido. Impecable escritura y duro de roer. Es ligero y lo hay en muchos colorines. Incluso puede defenderse en la tarea de hacer bocetos.

Hay un G-Tec-C de 0.25 si te gustan más finos. Es el boli de gel más fino que hace Pilot. También hay mucha gente que recomienda el Pilot G-2 de 0.5.

Otros juran que el mejor de todos es el Uni-ball Signo RT 0.38, aunque yo personalmente no lo he probado. Igual alguien me puede dar su opinión.

Y hace poco descubrí que Muji (tiendas sólo en Madrid y Barcelona, aunque se puede comprar online) hace unos bolígrafos excepcionales. Tiene versión de 0.38 y de 0.5. El tacto de estos bolis es absolutamente maravillo, de ese plástico sedoso. Son muy cómodos y los colores son geniales. Para escribir recomiendo los de 0.38, pero los de 0.5 se hacen en más colores. Es el segundo boli que más uso en la moleskine (y mi boli de cada día).

Bueno, elegid bien la herramienta. Aunque igual es la herramienta la que os elige a vosotros 😛

Preparados para lo peor (LOST)


Preparativos para la finale de LOST

Prometo que no hay spoilers pero no te tortures más si no has visto la finale de LOST; ve a verla primero. (Puede que haya spoilers en las páginas a las que enlazo)

Vale. Pues he visto el final de Lost. Hace ya un par de días, pero no había sacado unos momentos para pasarme por aquí. En un primer momento me quedé con cara de Gilipollas. Para qué os voy a engañar. Los últimos 15 o 20 minutos fueron los más extraños; las cosas se sucedían bastante rápido y tenía esa sensación extraña de saber lo que iba a pasar sin llegar a comprender del todo cómo o por qué.

Cuando por fin pasó lo que tenía que pasar, no me encajó del todo porque seguía esperando otra cosa. Con esto no quiero decir que el final me decepcionara; al contrario, pero mi convicción de saber lo que iba a pasar era tan fuerte que me engañé a mí mismo…

Me parece un final soberbio. Muchos se han quejado de las cosas que quedan sin explicar, pero esas cosas no eran más que halcones malteses que empujaban la historia hacia adelante, que probaban (y torturaban) a los personajes para llevarlos a situaciones extremas (y muchas veces ilógicas) y conseguir sus reacciones más humanas (o animales, según el caso). A mi entender, esto se vislumbra en el final de forma brillante.

Lo que me ha parecido increíble es la reacción en otros blogs o en Twitter. Desde los que amenazaban con abandonar Twitter, hasta los que han aprovechad la ocasión para escribir verdaderas tesis doctorales, como pjorge. [Dios mío, este chico se ha convertido en un catedrático de Lost!!! Le han tumbado la página un poco…] Incluso algunos de los que están en mis feeds me ha sorprendido, como Ponzonha, que realmente debe de ser un fan increíble y ha sentido el final como algo propio. Todavía tengo muchos artículos marcados para leer con calma, de finales alternativos, explicaciones, teorías, polémicas…

¿Y sabéis qué? Que me encanta! Me encanta que la gente esté discutiendo sobre Lost, que tenga el mobiliario cerebral suficiente para pensar en estas cosas. Me encanta que se hable más de Lost que de Twilight y si nos tachan de frikis, bueno y qué? Me encanta que haya este tipo series en la tele (al lado de la bazofia de telebasura que se produce en España) y que la gente hable tanto de ellas. Me enorgullece haber visto esta serie. 🙂

Mi mesa de trabajo

Esta es una foto de mi lugar de trabajo. No es nada del otro mundo: una mesa de cubículo más, pero pensé que os haría gracia verla. He añadido notas a la foto, o sea que os recomiendo que os paséis por la página flickr para leerlas, por si queréis saber qué es esa tira que tengo colgada detrás del ordenador. 😀

Workplace

Aquí no puedo tener la mesa como solía estar mi despacho de casa, por eso de que trabajo con más humanos, ya sabes…

Otro día os enseño la poyata del labo. Qué cómics o tiras tenéis vosotros colgados en vuestro espacio de trabajo?

Cookies

cookies

Pues otra receta. Dado el éxito del salmón marinado, me atrevo con esta receta que hicimos el finde y que nos quedó de vicio.

Ingredientes:

  • 2½ tazas de harina
  • 1½ cucharadita de levadura
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 taza de mantequilla
  • ¾ taza de azúcar blanco
  • ¾ taza de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 1½ cucharaditas de esencia de vainilla
  • 2 tazas de trocitos de chocolate

Si no tenéis esencia de vainilla, podéis usar vainilla natural; como 2 vainas valdrán. Otra alternativa es utilizar mantequillas aromáticas para postres, que se pueden encontrar con sabor de ron o de cognac, pero entonces hay que poner menos azucar.

También podéis añadir almendras o avellanas ligeramente troceadas.

Podéis comprar pepitas de chocolate o si lo preferís podéis usar dos tabletas de toda la vida. Yo pongo una de chocolate normal y otra de chocolate con almendras, las cuales corto en una tabla (con mucho cuidado).

Elaboración:

  • Primero mezclamos el azúcar con la mantequilla. No hace falta derretirla, con que esté a temperatura ambiente ya vale.
  • Cuando quede una pasta uniforme, añadimos los huevos y mezclamos.
  • Ahora añadimos la harina, la levadura, la vainilla y la sal. Se puede añadir todo de golpe.
  • Por último agregamos a la masa los trocitos de chocolate.
  • Los expertos en cookies aseguran que para que queden perfectas, hay que dejar que la masa repose al menos 24 horas (he visto gente que las deja 48 horas e incluso más), pero si os morís de ganas de comer vuestras cookies, no tenéis por qué esperar. Dejad la masa en un bol cubierto con un paño limpio y ponerlo en la nevera.
  • Precalentamos el horno a 180º C
  • Preparamos un par de bandejas de con papel de horno.
  • Hacemos pequeñas bolas de masa (tamaño mandarina) y las aplastamos sobre la bandeja. Dejamos bien de espacio entre las cookies.
  • Al horno. Las cookies necesitan unos 10 minutos para que queden blanditas por dentro. Si os gustan crujientes, unos 15, pero cuidado que no se quemen. Blandas están taaaan ricas…
  • Al sacarlas del horno, hay que dejar que se enfríen y se endurecen un poco más. Quitar el papel y dejarlas en la rejilla ayuda a enfriarlas.
  • Busca un buen vaso de leche…

Espero que os gusten!

Nuevas camisetas

Acabo de actualizar las camisetas. He dejado la tienda de cafepress que tenía y ahora estarán todas juntitas en mi tienda de Spreadshirt. Lo mejor de todo es que Spreadshirt distribuye las camisetas desde Alemania, o sea que se acabó el tener que pagar en dólares y los gastos de envío surrealistas.

Iré añadiendo algún que otro diseño, pero quería rescatar el original y darle un poco más de color.

Si queréis compraros una, utilizad el código EARLYSHOPPING y conseguiréis un 15% de descuento en vuestra compra, pero sólo hasta el 20 de Noviembre.

Entremedias

Últimamente tengo el blog un poco abandonado, lo sé. De todas formas como dicen los americanos “no news is good news“.

He estado bastante liado con muchas cosillas. Estoy preparando algunos cambios en la página y sigo dedicándole algún tiempo a otros proyectos, como www.nosolomac.com. También estoy avanzando un poco en el terreno profesional, donde empiezo a ver mis primeros resultados en mis cultivos organotípicos de equivalentes dérmicos. Sí, ya sé que suena a blasfemia. A los laicos en ciencia os lo explicaré otro día con más detalle.

Entremedias de todo eso, me dedico a conocer Londres, a pasear, a ir a parques (aquí curiosamente te dejan pisar el césped) y tener un poco de alergia… He subido unas cuantas fotos a flickr de mis últimas andanzas:

florGreenwich University & Canary WarfNo aparcarMediterráneolight flowerCielo de invierno desde Walthamstow

Y eso es más o menos todo, que para más detalles están los mails (a los cuales todavía contesto 😉 ).

Valentía

Hace ya bastante tiempo que no me llevo demasiado bien con mi blog. No es la primera vez que divago sobre los motivos.

Pero hoy he leído una entrada en el blog de una amiga y me ha sorprendido la franqueza y la valentía con la que escribe. Con dudas, con dolor… Y todo eso en abierto, de cara al público. Wow. Me ha tocado muy adentro.

Yo no podría. Estoy demasiado pendiente de la gente que me lee, de dar información pero no dar demasiada, de seguir siendo un poco anónimo. No quiero convertir este blog en un escaparate de mi vida privada. Igual últimamente he estado más combativo en ese sentido porque en la vida real™ me he estado esforzando mucho por echar a gente de mi vida privada y no dejar que entren más cretinos.

Entonces, ¿qué hago? Porque la utilidad de un blog si no te sientes con ganas de contar demasiadas cosas queda un poco en entredicho…

No lo sé.