Animales de costumbres

Nos movemos en círculos pequeños. Hacemos casi siempre las mismas cosas, en el mismo orden. Incluso después de cambiar de ciudad o incluso de país, uno siempre intenta volver a las cosas que hacía antes, con ligeras modificaciones a las costumbres/horarios locales.

Para mí una de las cosas más importantes es buscar un sitio donde pasar el tiempo muerto. No casa, pero igual de cómodo. La cultura española impone que este sitio sea un bar. Que no sea demasiado caro, que los camareros sean simpáticos, que el café sea bebible, que el ambiente sea agradable… Y hoy en dia una conexión a internet estando tan lejos de casa es una obligación.

Nuestra “alter-domus” por así llamarlo, es the chameleon, un lugar muy agradable en la esquina de Pacific y Leavenworth, con wifi gratis, enchufes en cada mesa para toma de corriente, latte’s muy buenos y camareros simpáticos.

Después del café igual me deleito con un Bagel.

La red es de todos

Esta entrada la estoy escribiendo desde mi casa. Por fin. Pero aún no tengo conexión a internet y mi servidor sigue hospedado en casa de Amor y Pedro. Estoy escribiendo esta entrada en mi blog gracias a la inestimable ayuda de la familia Gil, que ha tenido la bondad de dejar su conexión inalámbrica sin contraseña.

No voy a abusar de esta hospitalidad: no voy a poner el e-mule a descargar como loco ni voy a aprovechar para ver vídeos chorras de yonkis.com. Porqué? Por que entonces la familia Gil se dará cuenta de que su conexión a internet no chuta, llamarán al servicio técnico y alquien les configurará su router Wi-Fi para que no permita accesos anónimos.

La disponibilidad de conexiones gratuitas es un bien para todos, pero deben utilizarse de forma responsable, no?