Madrugar

Odio madrugar. Odio madrugar más que nada en el mundo. Incluso más que venir a trabajar.

Hacía mucho que no llegaba tan pronto a trabajar.

Sólo pasaba a dar los buenos días y hacer un poco de tiempo hasta que empiece la reunión.

Abrigaros; hace un frío que pela ahí fuera.

Rutinas y sub-rutinas

Hola.

A partir de mañana empiezo de nuevo el proceso “curro”. Qué penita. Eso incluye las subrutinas “white rat killer”, “limpieza de estufa”, “jefing”, y un largo etc. No todas están tan bien depuradas como uno quisiera.

Más alegrías: oigo que mis ruidosos vecinos inferiores multi-progenitores llegan. Casi echaba de menos el ruido de las 4 (cuatro) fierecillas. Espera… uuumm… No. No lo echaba de menos.

En otro orden de cosas, los reyes nos han traído una Ixus 430 con la que espero poner fotos e incluso vídeos a este blog. Atentos a próximas entregas. Los reyes no se han portado mal.

Os dije hace unos días que 2005 sería el año del cambio para mí y para este blog. Espero que el número de visitas aumente… Una de mis resoluciones es leer al menos 50 libros este año, como ya han hecho otros “blogueros”. Hay una serie de normas, que no me apetece enumerar; haré un post al respecto cuando termine el primero.

Otro objetivo: dejar de fumar. Uff. Me duele hasta decirlo.

En fin, voy a aprovechar las horitas que me quedan de libertad…