SF revisited II: 28 días

Ese es el tiempo máximo que puedes quedarte en un hotel en San Francisco (partiendo de la base teórica de que pudieras pagar un hotel en San Francisco durante más de 28 días, ufff). Después de ese plazo, te tienes que cambiar de hotel. Hoteles de menos categoría te harán firmar un “check-out” y te cambiarán de habitación, aunque no es una práctica muy extendida.

La razón: a partir de 28 días de residencia adquieres derechos de inquilino que los hoteles no quieren darte, siendo el más importante el derecho municipal a alguiler controlado.

En nuestros primeros días en busca de casa bromeábamos diciendo que era una ley de la época de la fiebre del oro: tenías 28 días para hacer fortuna en San Francisco y comprar o alquilar una casa, de lo contrario de vuelta al hogar.

SF revisited I: La niebla de San Francisco y las sirenas

En San Francisco, la niebla es un personaje clave de la fisionomía de la ciudad. Le imprime un carácter romántico y le da una humedad característica que define sus plantas y sus parques. Pero la niebla dificulta la navegación en la bahía, ya peligrosa de por sí debio a su poca profundidad. Para ayudar a los barcos, y después de alguna que otra catástrofe, se instalaron dos sirenas: una en la torre sur del puente y otra a la mitad del puente.

La sirena de la torre sur era monofónica y la sirena de la mitad del puente era difónica. Los barcos que entran en la bahía lo tienen que hacer entre la sirena sur y la sirena del puente, mientras que los que salen de la bahía han de dejar la sirena del puente a su izquierda.

La leyenda popular asegura (sobre todo en los barrios acomodados), que las sirenas del puerto y del Golden Gate ya no son necesarias con las tecnologías actuales y que de hecho llegaron a apagarse (aunque nadie se acuerda especialemnte de cuándo). Pero los habitantes de la ciudad echaban de menos su ruido por las noches. Su peculiar timbre se había convertido en una de las señas de identidad de la ciudad y por petición popular, se volvieron a instaurar.

La verdad dista un poco de la creencia popular. Las sirenas, o “fog horns” como se las denomina en inglés, nunca se apagaron porque resultaran obsoletas. A finales de los ’70, la sirena del puente perdió una de sus voces y ya no existían recambios para arreglarla. Siguió haciendo su función a una sola voz hasta 1985, cuando el estado de deterioro de las sirenas obligó a instalar unas nuevas.

Las sirenas actuales (dos en el pilar sur y otra en el puente) son todas monofónicas, aunque se distinguen por su frecuencia y su tono. Dichos valores generalmente constan en planos marítimos y son fijados por el guardacostas. Actualmente las sirenas de la torre sur emiten un pulso cada 20 segundos, de forma sincronizada y la sirena del puente emite dos pulsos seguidos cada 40 segundos. Las sirenas siguen siendo necesarias hoy en día para entrar en la bahía.

Las sirenas sólo se encienden cuando hay niebla, lo que suele ser unas 2 horas y media al día de media; en marzo pueden funcionar una media hora, pero en la temporada de fuertes nieblas, de julio hasta octubre, se pueden oír durante más de 5 horas.

Desde “Pacific Heights”, el barrio donde vivíamos, la panorámica de la entrada a la bahía y del puente era perfecta. Las noches de niebla, el sonido de las sirenas era punzante, pero a la vez reconfortante. Varias noches, las sirenas sonaron mientras nos dormíamos. Esa sensación de frío y de humedad pegada a los huesos y el bramido de las sirenas de fondo, es un recuerdo que no se olvida.

[Muchos datos de la página de la Autoridad del Puente Golden Gate, que incluye webcam en directo del puente y más curiosidades]

San Francisco revisited

Desde que volví de San Francisco, tengo unas cuantas entradas para las que nunca tengo tiempo y que se han debido de convertir en los borradores más vetustos de todas las instalaciones de WordPress dispersas por este planeta.

Como se podría decir:

Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais… romper olas furiosas más allá de Alcatraz, he visto luces de Portland brillar en la oscuridad desde el Golden Gate.

Todos esos posts se perderán en el tiempo como maletas en el Prat.

Es hora de escribir.

He decido ponerme por fin con todas esas entradas. En lugar de esperar indefinidamente a tener las ganas (y el tiempo) de pulirlas como se merecen, buscar referencias y documentarlas, voy a escribir más o menos lo que tengo y ya me perdonaréis por las inexactitudes o errores. Publicaré una nueva entrada cada viernes hasta completar la serie.

Espero que os gusten.

Avances en privacidad

Estas últimas semanas he podido disfrutar de la maravillosa experiencia de intentar conseguir una conexión a internet en Londres. Gracias a Dios, los británicos son tan civilizados que no poseen un carnet de identidad, porque lo consideran una intromisión en su privacidad. Ahora se empiezan a esbozar leyes que establecen la creación de una base de datos nacional de identidad y que eventualmente llevarán a la obligatoriedad de una tarjeta de identificación (pero no antes de 2010).

Porqué están tan preocupados por la intromisión en la privacidad en un país que tiene el mayor número de cámaras de seguridad por metro cuadrado (hablando de Londres), es una pregunta que dejo como ejercicio a los lectores.

En fin, como decía, al no poder demostrar tu identidad y domicilio fehacientemente con un carnet, sólo necesitas aportar al personal de la tienda donde quieras contratar un contrato de telefonía lo siguiente:

  • Tu tarjeta de crédito (sobre la que viene impreso tu número de cuenta)
  • Un extracto del banco del último mes (donde se relaciona tu número de cuenta, tu dirección y todos tus movimientos de dinero)
  • Un estudio de crédito (generalmente llevado a cabo por el propio personal de la tienda, y que te cobran)
  • Y un depósito variable (mínimo de £150 si no tienes historial de crédito -ni bueno, ni malo-) reembolsable a un año (?!?)

Eso sí, en ningún momento te piden el pasaporte ni otros datos biométricos como pueden ser: la talla de los gallumbos, la longitud de las uñas del pie, el porcentaje del cuerpo cubierto por pelo… Eso sería una intromisión.

Por supuesto que la flexibilidad de estos requisitos es nula. Por ejemplo, si no tienes el extracto del banco (porque todavía no hace un mes que te has abierto la cuenta, por ejemplo), pues te toca esperar.

Lo importante es que ya vuelvo a estar conectado. Pero lo mío me ha costado…

Seguridad

Hace unos días me pararon en el control del aeropuerto de Stansted (cerca de Londres) por culpa de una botella de agua que se me olvidó sacar de la mochila. Cuando la empleada de seguridad del aeropuerto registró mi mochila, el agua se convirtió en algo anecdótico cuando encontró mi cargador casero para el iPod (mi “Minty Boost“).

Tras las primeras preguntas típicas (¿Esto qué es? ¿Para qué sirve?…) yo ya me temía lo peor. Ya ha habido otras muestras de amor entre el Minty Boost y diversos cuerpos de seguridad aeroportuaria. La siguiente pregunta creo que fue la crucial: “¿Lo has hecho tu?”. Por suerte tuve algo de reflejos y contesté que no, que era un kit comercial. Una mentirijilla que me salvó un poco.

Después pasaron mi Minty Boost por el detector de explosivos, otra vez por rayos y la empleada de seguridad consultó con unos 7 compañeros. Finalmente, consultó al supervisor, que me volvió a preguntar qué era aquello, para qué servía, etc. Su reacción me sorprendió gratamente: ponía cara como de “pues qué chorrada, si tiene para poner pilas” o de “pero si no hay explosivos por ninguna parte, ¿cuál es el problema?”. Después de preguntar a la chica que nos paró si por lo demás tenía alguna duda con el pasajero y que le contestara que no, me dejaron ir.

A diferencia de lo que hubiera pasado en Estados Unidos, no tuve que dejarlo atrás, discutir con un agente del TSA ni intentar explicar fundamentos de electrónica, capacitadores o reguladores de voltaje.

He de decir que el personal fue en todo momento educado y paciente. En ningún momento me sentí amenazado, como cuando he pasado controles similares en Filadelfia, donde el personal es seco y cortante (cuando no directamente borde).

A raíz de esto, leía en microsiervos al día siguiente de que me pasara esto que El Parlamento Europeo pide el fin de las restricciones para llevar líquidos en los aviones. Por fin algo de cordura en este mundo!

Comida

Antes de ayer fuimos a hacer nuestra primera compra. Nos llamó la atención lo caras que son algunas cosas básicas (arroz, pasta, por ejemplo) y también nos costó calcular el precio de todo por culpa del sistema de medidas imperial (i.e. Inglés). La carne de ternera es un poco más barata que la de pollo y en cuanto al pescado, todo está ya limpio y en filetes o lomos. No se ve ni una cabeza (ni siquiera las pobres gambas tienen cabeza…).

En cuanto a los precios, las cosas son más caras que en España. Por ejemplo:

  • 1 litro aceite de oliva vulgar: $8.99 (hay botellas de medio litro de Italia o España por entre 12 y 24 dólares)
  • 1 libra de arroz largo (~450 gr): $1.49
  • Cebollas: $0.99/lb. (~$2.20/kg)
  • Manzanas Granny: $1.49/lb. (~$3.30/kg)
  • Café soluble 7 Onzas (198gr): $6.65 *muy caro*

El tema café merece un post por sí mismo…

Si tenéis curiosidad por saber cuánto vale algo en particular, dejad un comentario e intentaré buscarlo para poner el precio.

Para que os hagáis una idea la compra nos salió por $93.86 y la misma compra en mercadona (hecha online lo más aproximado posible y tirando por lo alto) nos hubiera salido alrededor de 55 EUR , es decir, unos $70.

Eso sí, el cajero nos ofreció el servicio de minibus del supermercado e insistió en que no volvieramos andando a casa (unas 4 manzanas) o sea que volvimos en un minibus cortesía del supermercado! Eso mercadona no lo hace 😉

Mollie Stone's minibus

Mollie Stone’s minibus, by Reven.

ACTUALIZACIÓN: Hoy hemos estado en United Nations Plaza y hemos visto un mercado al aire libre! Los peces estaban enteros! Y los precios eran mucho más razonables. Nos han dicho que el mercado lo ponen los miércoles y los domingos y que los agricultores y pescadores llevan ellos mismos sus mercancías. La falta de intermediarios explica los precios bajos (muy baratos para el nivel de vida en la ciudad).

Por cierto, España entró a formar parte de las Naciones Unidas en 1955.

Olores

Venusina me preguntaba en un comentario que a qué olía San Francisco. Creo que es un tema que se merece un post por sí mismo, o sea que aquí tienes tu respuesta, Natalia.

Uff. Yo no soy muy bueno con los olores, probablemente por culpa del maldito tabaco. Pero Meli me ha ayudado con esto y hemos identificado 3 olores muy marcados:

1. Comida. Pero no cualquier comida, sino la comida de aquí. Una mezcla de olor a carne asándose con olor de bar de carretera. Es especial y empieza a las 11 (de la mañana). Después el olor se repite a ciclos regulares. Ahora se te antoja perrito caliente y ahora kebab. Nunca sabes exáctamente a qué huele pero ahí está, recordándote el hambre que tienes…

2. Arboles. Otros árboles que no hay en España. Huele casi constantemente a mimosas en una tarde de mayo, pero a la vez te vienen recuerdos de especias, de incienso, de índico. No es un olor afrutado, sino maduro, rico… Este olor te viene a cualquier hora del día y te pilla por sorpresa. Es especialmente fuerte en los parques y supongo que el viento racheado e irregular de San Francisco ayuda a darte esas sorpresas.

3. Moqueta. Yo digo “moqueta” y Meli dice “el olor que sólo huele aquí en las casas y en los hoteles”. No es un olor desagradable sino más bien particular. Se me antoja muy parecido al olor de las casa viejas de Barcelona, pero no es igual. Puede que sea porque todas las casas tienen moqueta y porque son de madera y porque muchas son viejas. Es como la suma. Tiene su encanto. Es como el olor a “hogar”.

Los olores son siempre más difíciles de explicar que los sabores o los colores. Son siempre tan relativos y dependen tanto de las experiencias anteriores… Pero creo que con esto os hacéis una idea.

Gracias a Meli por la ayuda!

Nativity scene

Belén descargable

It’s almost Christmas and this year you won’t have any excuse for not setting-up a Nativity scene. All you have to do is download this PDF with Nativity figures and background barn. Just print them to a nice and thick paper o print them to regular paper and glue them on to some cardboard before you cut them out.

If you feel like a Pro, you can even color them or stick on family photos! Have some fun!

Download Nativity scene

Belén

Belén descargable

Ya se acercan las navidades y este año no tienes excusa para no montar el belén. Lo único que tienes que hacer es descargarte este PDF con las figurillas y el portal! Imprímelas en un papel bien grueso o pega tu papel normal a una cartulina antes de recortar tus figurillas.

Si quieres ir para nota, incluso puedes colorearlas o pegarles fotos de los miembros de la familia!

belén descargable

Miedo

Bueno, quizá este no sea éste el estreno más brillante posible como reportero de reven.org, pero bueno, se hace lo que se puede.

La verdad es que no me gusta mucho hablar de política, ya que ninguna de las opciones políticas representa “a pies juntilla” a nadie con espíritu crítico. El hecho de no “casarte” con ninguna opción política y criticar su labor muchas veces lleva a que los de un color te tachen de ser del contrario y viceversa (siempre errando en el intento de catalogarte).
Estos días he estado leyendo algunos libros de historia de la Guerra Civil (principalmente de Gibson y Thomas), también he leído la bitácora de un Abertzale de izquierdas en barrapunto (y alguno de sus comentarios), que me han refrescado que ya han habido algunos generales que han hablado de sacar los tanques a la calle ya que habían jurado defender la Constitución.

Trascribo textualmente algunas “perlas” de gente con formación y supuestamente con cultura (que son cosas bien distintas), y digo supuestamente porque comentarios así me hacen plantearme por qué pierdo el tiempo en estos foros:
“La única posibilidad de secesión para Pais Vasco y Cataluña es lograr una Guerra Civil, en la que una izquierda radical y antiespañola saliese vencedora , y anulase la democracia en España.” “Y en ese caso, en caso de que los nacionalismos trataran de obtener por la fuerza sus revindicaciones, por supuesto que habría tambores, pero no tricorniales, sino de la Infantería de Marina y de la Legión, porque la sociedad española no tiene por qué rendirse al chantaje terrorista o militar de nadie.”

Me imagino que habrá comentarios similares por el otro “bando” (¿qué harían los nacionalistas radicales si no se aceptase un referendum?).
¿Qué decir, hacer o pensar ante semejante barbarie? Esta situación recuerda mucho a la Segunda República, y todos sabemso lo que vino después. Siempre pensé que el pueblo español aprendió bien la lección de lo cara que cuesta la guerra y más la civil, pero parece que nuestros militares siguen dispuestos a ella y que parte del pueblo lo apoya fomenta e iría a la guerra por esos “ideales”.
El MIEDO viene porque parece que sigue habiendo dos españas (por lo menos), igual de manipuladas que hace 70 años, discutiendo por problemas similares (matrimonios gays, estatutos, etc.). ¿Estamos en el mismo punto que hace 70 años? ¿tan poco hemos avanzado? ¿Acaso, olvidamos todas las lecciones de una guerra de 1000 días y 40 años de dictadura?

Esperemos que la OTAN, la UE (ni Francia ni Gran Bretaña ni la otrora poderosa URSS de Lenin quisieron “mojarse” más de lo debido hace 70 años, y tenían muchos intereses económicos en España, el “fantasma” de una guerra mundial volvía a planear sobre Europa y la intervención directa era sinónimo de guerra mundial, las cosas parecen haber cambiado, pero no tenemso petróleo, ni gas, ni muchas minas como para suscitar la codicia de una intervención temprana, ¿nos dejarían matarnos en carnicería antes de mover un dedo? las reconstrucciones son muy lucrativas, ya se sabe), y San Pantaleón nos protejan, que la gran mayoría queremos tan sólo un trabajo para una vida digna y sacar nuestras familias adelante, en el país que sea, se llame como se llame y lo componga quien lo componga.

Como dice un buen amigo: los perros mean en las esquinas y nosotros pintamos líneas sobre papeles para marcar el territorio, obviando problemas más acucaintes, como la sequía, la desindustrialización, la precariedad de los jóvenes, la especulación inmobiliaria, etc que evidentemente no sabemos o no queremos (por lo lucrativo) arreglar. Lamentablemente, en este país los votantes de uno y otro color son fieles, no cuestionan, no piensan, no practican la autocrítica (única forma de mejorar), simplemente acatan.

Quizá es el momento de crear una alternativa, de mostrar que el pueblo piensa y que no le gusta lo que pasa.

Clase política inepta, corrupta y demagoga responsabilícense de las consecuencias de sus actos, que en ello está nuestro bienestar. Ahora, como siempre, acerca del pueblo español (o de España, o de las españas, o de los reinos del estado español, a cada uno como le plugiere): “¡Dios, que buen vassalo! ¡Si oviesse buen señor!”