Rosa

Rompo el silencio.

Estoy de vuelta. He estado demasiado liado con mi vida personal y con mi vida profesional, pero parece que todo va volviendo a su cauce, muy lentamente…

Uno de los motivos de esta ausencia ha sido la planificación de mi boda. Me caso. Por fin. Me parecía que el día nunca llegaba. Mi pequeña y yo nos casamos, porque:

(…)es tan débil y tan inocente! Y sólo tiene cuatro espinas para defenderse contra todo el mundo…”

y también porque:

Eres responsable para siempre de lo que has domesticado.

Acaso hay mejores motivos?

Te quiero, pequeña.

Una respuesta a “Rosa”

  1. qué bonito… la tienes que tener que se le cae la baba. me alegra que hayas vuelto, eso significa que el trabajo te libera, no? feliz fin de semana

Comentarios cerrados.