English

Desde que inicié mi andadura en internet, mucho antes de que existieran los blogs, he tenido dudas sobre el idioma que iba a utilizar. Me parece que en inglés se puede llegar a un público más amplio (y diverso), pero escribir únicamente en inglés relega el castellano a una segunda posición inmeritoria. En ocasiones he optado por el camino del medio: mantener dos versiones de la web.

Lo de las dos versiones es una solución horrible: requiere el doble de tiempo y esfuerzo (teniendo en cuenta que un blog requiere por sí mismo cierta constancia) y no es raro que las páginas no reflejen el mismo contenido, bien porque falte una de las dos versiones o porque una de ellas se haya hecho con otro tono o matiz. El componente creativo se esfuma por completo cuando nos limitamos a traducir.

Desde el rediseño de reven.org, opté por utilizar el castellano. Los motivos de esa decisión fueron variados: para empezar estaba harto del sistema bilingüe (que había utilizado hasta entonces) y por otro lado, quería impulsar los blogs en castellano. Siempre me ha parecido curioso que el número de castellano-parlantes no se refleje en un número proporcional de portales o de internautas castellanos.

Los problemas del uso de castellano en la red son bien conocidos: para empezar, perdemos mucho público; los ingleses (en sentido amplio), tienen a su alcance muchísima información en su propio idioma, por lo que es extremadamente raro que recurran a la traducción para leer un artículo escrito en castellano. En mi opinión creo que se limitan a pasar al siguiente resultado. Por otro lado, hay muchos lectores que no siendo ingleses, sí que utilizan el inglés como segundo idioma. En este grupo se podrían incluir la mayoría de lectores europeos, con los que tenemos muchas cosas en común. Ellos son una audiencia que cualquier bloguero querría y cuyo contacto me parece enriquecedor. Por otro lado, y esto es algo totalmente subjetivo y que variará de bloguero a bloguero, apenas he tenido contacto con el mundo del blog castellano. He estado casi al margen de la comunidad castellana y he recibido muy poco feedback de lectores. El público castellano me parece, en general, poco participativo (en lo que a los blogs concierne).

Desde hace un par de semanas me planteo volver a escribir en inglés. El principal motivo es que con el público inglés sí que he tenido contactos y creo que por ese camino puedo mantener una vía de comunicación con un mayor número de personas. Además son precisamente esas personas las que están proponiendo nuevas cosas y están tirando de la vanguardia de internet.

Y aquí es donde volvemos al principio del artículo: ¿Cómo publico en inglés sin volverme loco? He definido varias opciones (obviando la opción de web bilingüe):

  1. Una página nueva. Ya tengo poco tiempo para una página, o sea que con dos páginas puedo perder la poca constancia que tengo a la hora de actualizarlas y publicar cosas nuevas. Por otro lado, un proyecto nuevo en inglés traerá más lectores, lo que será un revulsivo y me dará motivaciones nuevas.
  2. Un subdominio. Básicamente igual que el punto 1, pero dentro de la estructura existente de la web. Puede dar pie a confusiones por similitud o diferencia del diseño.
  3. Una categoría nueva en el blog. Es lo más fácil, pero la peor solución: habrá contenido en inglés en páginas donde los menús, el título y las palabras clave estén en castellano.
  4. Server-side. Sistema del lado del servidor que elija qué elementos mostrar en función del idioma que haya elegido el lector. Creo que supone demasiado trabajo (además trabajo no creativo) y se parece demasiado al sistema bilingüe.

Hasta aquí mis impresiones. Qué harías tu? Has tenido un problema similar?

Las sugerencias serán bienvenidas.

2 opiniones en “English”

Comentarios cerrados.