Mini vacaciones

Hola a todos.

Ya estoy de vuelta. He estado de vacaciones durante las últimas dos semanas. He aprovechado para ver a un montón de gente que no veía desde hace mucho y también he ido al concierto de Depeche Mode en San Sebastián. He tomado mucho sol, mucha bruma del norte y he cogido fuerzas para lo que queda de verano y de cara a la planificación del año que viene.

Durante mi ausencia, el asunto “ital” ha dado sus últimos coletazos: algunos mensajes maleducados, pretenciosos o directamente desagradables. Sólo un apunte: no suelo borrar comentarios desagradables, es que directamente no llego a publicarlos; no os molestéis en dejar nuevos cada semana porque nadie más los vé (como prueba borrad las cookies y recargad la página al dejar un comentario o leed la frase “Comentario pendiente de moderación”). A los que habéis visto vuestros comentarios (favorables o en contra) publicados, gracias. Gracias también por las muestras de apoyo no publicadas en el blog. Por mi parte, este tema queda zanjado.

Durante lo que queda de verano no publicaré mucho, porque dedicaré bastante tiempo a preparar el trabajo que voy a llevar a cabo a partir de septiembre, pero seguiré por aquí cerca.

Pasadlo bien y tened cuidado!

Más cambios

Hola a todos. Estáis ahí, verdad? Todos salvos y sanos? Bien, en eso confiaba.

Tengo un poco abandonado el blog. Lo siento. Desde que volví de vacaciones me muero por contaros cómo me ha ido. El concierto de U2, el pueblo, Salamanca, Pucela… Me lo he pasado muy bien. El problema es que no tengo tiempo de contaros nada. Tengo demasiadas cosas que hacer.

A principios de año hablaba de cambios drásticos y lo que me ocupa ahora tanto tiempo son precisamente esos cambios. La planificación que requieren, el tiempo necesario para atar cabos… Dentro de poco os lo contaré todo, pero por ahora tenéis que ser pacientes.

Llegan las vacas

Hoy, sobre las 14h, Meli y yo entraremos en modo vacaciones. Por fin! Este año ha sido durillo y las vacas son bien merecidas.

Sólo queda un último día de currillo para que olvidemos durante algún tiempo a jefes, compañeros y otras aberraciones.

Que la gran sonrisa os acompañe.

PS- No, no pasaré mis vacaciones en un manicomio guatemalteco…