Petróleo en el Golfo versión cifras ridículas

Habéis notado que en los telediarios siempre dan las cifras de la forma más retorcida posible? Por ejemplo el campo de fútbol se ha convertido en una medida oficial de longitud. De forma similar, la piscina olímpica se ha convertido en una medida oficial de volumen.

Entiendo lo que intentan hacer los periodistas: intentan llegar a un público muy amplio y hay algunos números, que por desproporcionados o extraños, simplemente no somos capaz de imaginarnos. Pero creo que abusan un poco del tema.

Hoy he encontrado una historia donde alguien se ha tomado la molestia en calcular los kilómetros que alguien podría recorrer en un ciclomotor con el petróleo vertido en el Golfo de México. La respuesta: podríamos llegar a Urano!


© Imagen de Handshake

De dónde vienen las cifras? 35 millones de galones es el volumen del vertido hasta el 3 de Junio, de acuerdo a The New York Times. A partir de un barril se pueden producir 19,5 galones de gasolina, de acuerdo a la U.S. Energy Information Administration. Un ciclomotor hace unas 100 millas por galón, según Lazy Enviromentalist. Y la distancia de la Tierra a Urano es de unos 1,6 mil millones de millas (Windows to the Universe).

35 millones de galones dividido entre 42 galones que tiene un barril =  833.333 barriles.
833,333 barriles por 19.5 galones de gasolina por barril = 16.250.000 galones de gasolina.
16,250,000 galones por 100 millas por galón = 1.600.000.000 millas.

A raíz de esta noticia, se me ha ido un poco la pinza y me he puesto a calcular esta misma cifra (35 millones de galones) expresada en otras formas más popularmente asimilables. Así sé que esta cantidad equivale a:

488.197,9 campos de fútbol llenos de fans de los Chunguitos

Supongamos un campo de dimensiones 120m x 70m. Tendría una superficie de 8.400m2. Si suponemos que caben unas 3 personas por m2, eso hace unas 25.200 personas en un campo. Tenemos 35 millones de galones de petróleo, que ya hemos visto que nos darían unos 16.250.000 galones de gasolina, que son unos 61.512.940 litros (a razón de 3,78541178 litros por galón). Si cada una de esas personas tienen un zippo y suponemos unos 5ml de gasolina en cada uno [No he sido capaz de encontrar un volumen más exacto 🙁 ], podríamos llenar 12.302.588.020 zippos, lo que hace 488.197,9 campos de fútbol llenos de fans de los chunguitos.

52,92 piscinas olímpicas

Vale, esta es fácil. Pero es casi oficial. 35 millones de galones son unos 132.300.000 litros, que dividido entre los 2.500.000 litros que tiene como mínimo un apiscina olímpica nos da el número mágico.

Con el crudo se podría alumbrar durante 13,38 años a una ciudad de tamaño medio como Zaragoza.

Una de mis favoritas, propuesta por alguien en menéame en plan de coña, pero que me he tomado la molestia de calcular. Hemos dicho que los 35 millones de galones equivaldrían a unos x 16.250.000 galones de gasolina. La gasolina tiene un contenido energético de unos 36.6 kWh por Galón, lo que nos daría unos 594.750.000 kWh. El consumo de energía para alumbrar Zaragoza durante un año es de 44.460.000 kWh, de acuerdo a la web del ayuntamiento. Dividiendo ambos números se obtiene el número de años: 13,38.

A que ahora os hacéis mejor la idea? De nada…

Correr o mojarse

Hoy leo en 86400, un análisis matemático sobre la conducta de correr cuando empieza a llover, lo que hacemos normalmente para intentar mojarnos menos. Realmente nos mojamos menos? O nos mojamos más? Me ha divertido mucho el post, aunque en algunos puntos he dudado de la cordura de su autor ;).

Me he acordado de una vez, hace bastante tiempo, que durante una tormenta de verano estaba tan lejos de cualquier refugio y llovía tanto tantísimo, que lo que hice fue precisamente ir andando hasta casa. Cuando acabas calado, la diferencia entre estar muy calado o un poco calado es bastante imperceptible.

Las matemáticas me daban la razón.

Fibonacci y Da Vinci

Por fin me he puesto a leer “El código Da Vinci” de Dan Brown, tras muchos comentarios favorables y el inevitable morbillo tras lo picajosa que se ha puesto la iglesia.

Me ha sorprendido encontrarme en los primeros capítulos a una vieja conocida, la sucesión de Fibonacci:

1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, …

Esta sucesión y yo guardamos un extraño secreto: yo la inventé. No; no estoy loco y sí, ya sé que Fibonacci (o debería decir Leonardo de Pisa?) vivió en el siglo XIII.

No pretendo atribuirme la autoría. Digamos símplemente que llegamos al mismo destino cada uno por caminos diferentes. Es lo malo de vivir en el siglo XXI, que aunque descubras algo, alguien ya lo habrá descubierto antes.

No en serio. Creo que fue en 1º de BUP en clase de matemáticas, cuando Enrique nos propuso inventar una sucesión tras haberlas explicado muy por encima, y a mí se me ocurrió inventar la de Fibonacci. Conseguí sorprender a Enrique y a mí mismo.

Tengo pruebas de ello: mis apuntes. No puedo aportar una foto porque están en la casa de mis padres, pero los conseguiré. De ahora en adelante os agradecería que os refiráis a esta sucesión como “la sucesión de Fibonacci-Reven”. Gracias.