Mini vacaciones

Hola a todos.

Ya estoy de vuelta. He estado de vacaciones durante las últimas dos semanas. He aprovechado para ver a un montón de gente que no veía desde hace mucho y también he ido al concierto de Depeche Mode en San Sebastián. He tomado mucho sol, mucha bruma del norte y he cogido fuerzas para lo que queda de verano y de cara a la planificación del año que viene.

Durante mi ausencia, el asunto “ital” ha dado sus últimos coletazos: algunos mensajes maleducados, pretenciosos o directamente desagradables. Sólo un apunte: no suelo borrar comentarios desagradables, es que directamente no llego a publicarlos; no os molestéis en dejar nuevos cada semana porque nadie más los vé (como prueba borrad las cookies y recargad la página al dejar un comentario o leed la frase “Comentario pendiente de moderación”). A los que habéis visto vuestros comentarios (favorables o en contra) publicados, gracias. Gracias también por las muestras de apoyo no publicadas en el blog. Por mi parte, este tema queda zanjado.

Durante lo que queda de verano no publicaré mucho, porque dedicaré bastante tiempo a preparar el trabajo que voy a llevar a cabo a partir de septiembre, pero seguiré por aquí cerca.

Pasadlo bien y tened cuidado!

Mi primer ‘nastygram’

[El título alternativo a esta entrada era “A Ital no le hace gracia”, pero soy un narcisista…]

Hoy he vuelto de una mini escapada de dos días y entre los mensajes que me estaban esperando había dos de Alfredo Blasco, que los firma en nombre de Digital Cameras SL. Al parecer, mi opinión sobre la cámara digital “3Mpx SY290 ITAL” que dejé patente en la entrada Diversión en infrarrojos, no ha sentado demasiado bien al señor Blasco. En sus mails (enviados a través del formulario de la página de contacto), el Sr. Blasco me insta en reiteradas ocasiones que corrija o modifique el contenido de mi página para ajustarse a lo que él considera más cierto u oportuno, lo que se define generalmente como “nastygram” en inglés.

Antes de comentar los mails del Sr. Blasco, me váis a permitir que me regocije durante un momento. ¡Mi primer nastygram! Es increíble. No eres nadie en la blogosfera hasta que no cabreas a alguien. Vamos por partes…
Continuar leyendo “Mi primer ‘nastygram’”